Hasta ahora estábamos teniendo un invierno bastante suave, pero el frio llega de nuevo, y con ello, una pregunta que soléis hacernos: ¿Sirven de algo los abrigos para perros? Así que hoy hablaremos sobre las prendas de ropa de los perros y de su necesidad.

Factores para poner abrigo a los perros

Hay varios factores que determinan si se debe o no ponerles abrigo o impermeables a los perros.
  • La raza.
Los perros pequeños con menos pelaje tienden a tener más frio ya que provienen por lo general de climas cálidos y tanto su metabolismo como su físico no están tan preparados para el frío.  A diferencia de los peluditos con varias capas de pelo grueso, ellos pierden el calor antes. De hecho, perros como el Lapsha Apsho o el Husky, cuentan con una capa de pelo grueso que actúa como una barrera protectora. Al contrario, podríamos pensar que todos los perros de pelo largo como el Yorkshire o el Bichon Maltés pudieran estar igualmente preparados para el frio pero su tipo de pelo, liso y de una sola capa, no es suficiente para los rigores del tiempo invernal.
  • La edad y el estado de salud.

Los cachorritos o los ancianos, e incluso aquellos que sufran de algún problema de salud, suelen sentir más frio. Los cachorros aun no han desarrollado su sistema inmunológico correctamente y hasta los 15 días su madre no se separará de ellos mas que lo mínimo indispensable porque no son capaces de regular la temperatura por ellos mismos. Parecido ocurre con los más vulnerables.

  • Humedad y ubicación geográfica.

No es lo mismo Siberia que Tenerife, ni País Vasco que Salamanca. El lugar geográfico donde vivamos, el tiempo, la temperatura y la humedad son igualmente a tener en cuenta. No es lo mismo tampoco ponerles un abrigo de plumas para el frio, o un chubasquero para los días de lluvia, o incluso un chaleco salvavidas para el mar.

Abrigo si, abrigo no

La idea de que un animal use ropa podría parecer antinatural, pero no mucho más que el que los humanos lo usemos. La aclimatación a nuestra sociedad más cómoda nos ha quitado parte del aguante al frio que naturalmente disponíamos, y muestra de ello es la falta de vello corporal. En los perros, el no uso de abrigos está vinculado más a nuestros sentimientos que a la necesidad real. Queremos protegerles, evidentemente, pero a veces eso nos parece que es atentar contra la dignidad del perro. Así que ¿cuando es necesario?
Si durante el invierno hace muchísimo frío y notamos temblores o incomodidad sí que será necesario su uso, pero habría que buscar un complemento que no impida sus movimientos naturales y que le haga sentir cómodo en la medida de lo posible. En este otro post ya hablamos de los peligros del frío para nuestros compañeros de cuatro patas, y os recomendamos que le deis un buen vistazo para reconocer los síntomas. A veces los temblores son confundidos con el miedo o la excitación, pero hay formas distinguir unos de otros.

Ventajas y desventajas de los abrigos para perros

Debemos de tener en cuenta que cuando optamos por ponérselos hay unas ventajas y desventajas. Los impermeables pueden proteger de parásitos externos en un primer momento y de microbios que se suelen quedar en la piel. Los abrigos para perros los protegen del cambio de temperatura y ayuda a mantener el calor corporal, pero a la vez, si se usan cuando no es necesario, podemos estar incrementando las posibilidades de contraer enfermedades de la piel en nuestro perro. Además, puede generarle estrés, sobre todo en los primero usos, ya que le son incómodos.
Los chubasqueros son un tipo de abrigo pensado especialmente para el agua. Facilitan el paseo de nuestro compañero los días de lluvia, ya que impide que acabe empapado y limita el manchado del hogar a la vuelta. Es una buen opción si no hace mucho frio pero queremos una especie de cortavientos.

Elección del abrigo adecuado

Si al final optamos por ponerles abrigo, deberemos seleccionar el adecuado para nuestro compañero. En primer lugar, el tejido es importantísimo. La ropa tiene que ser de su tamaño, ni muy holgado ni muy apretado. La ropa incomoda le impide realizar movimientos normales y generas frustración y hasta deformaciones.
En segundo lugar, por la salud del perro, todo lo que tenga botones, hilos suelto o materiales potencialmente arrancables o tóxicos deberían de ser descartados, ya que esto podría causar un gran problema de salud. Las tiendas especializadas en moda animal ya tienen en cuenta estos factores pero cuidado al comprar en tiendas al por mayor de importación. Sobre la elección de colores y formas no ahondaremos ya que eso queda a gusto de cada uno y de su pequeño. Si queréis ideas de ropa adecuada para perros, podéis pasaros por nuestra pagina de recomendaciones.
Por ultimo, para limpiar los abrigos, se recomienda hacerlo con jabón neutro evitando los productos químicos. El uso detergente en los productos de nuestros perros puede provocar a la larga alergias en ellos.
En resumen, podríamos considerar poner abrigo o chubasqueros a los perros, siempre y cuando sea necesario, con una selección adecuada y adaptándose a cada peso, grasa corporal, tamaño, raza, cantidad de pelo y la edad. ¿Y vosotros, le ponéis abrigos a vuestros peques?