Y, aunque parecía imposible, hemos sobrevivido al 2020. Ha sido sin duda uno de los años más complicados y difíciles, para todos, pero también un año increíble en el que hemos podido ver solidaridad, colaboración, apoyo mutuo y preocupación sincera por el prójimo; un año en el que hemos podido apreciar también lo bello que es vivir, el calor de los abrazos, la compañía desinteresada de nuestras mascotas y lo increíble que es poder salir de casa y disfrutar de los rayos del sol. Cosas que dábamos por normales, este extraño 2020 les ha dado otro sentido. Ha sido un año duro, muy muy muy duro. Ojala no lo hubiéramos tenido que vivir, pero así ha sido; y preferimos quedarnos con lo (poco) positivo que ha habido en él.

Por nuestra parte, y como todos los años, echamos la vista atrás para ver cómo hemos mejorado respecto al año pasado: acondicionamos el exterior para nuestros peques, colocamos luces nocturnas para que disfrutaran más en los atardeceres tempranos, arreglamos el parking y le dimos una nueva imagen al centro con una buena mano de pintura exterior. Se adquirió nuevos ejemplares de Bichon Maltés de la llamada linea americana o toys, de las lineas más prestigiosas y centros legales de cría. Mejoramos también nuestro sistema de control de cachorros, listas de espera y reserva, condiciones de entrega, etc. y el veterinario hizo mejoras sustanciales en las pautas de vacunación y desparasitación que han repercutido extraordinariamente en nuestros pequeños. Del mismo modo, introdujimos a la familia Amare a un tercer miembro, Jorge, quien se encarga de la limpieza y baños de nuestros pequeños para que nosotras podamos atenderos a todos un poco mejor. Para acabar, podemos nombrar la adquisición de nuevo material de entretenimiento para nuestros adultos y pequeños, con plataformas de juego, casitas, vallas, y juegos interactivos para enriquecer un poco más su día a día. Aún nos quedan muchísimas cosas por hacer y arreglar, pero algo hay que dejar para este año 😉

Realizamos también una colaboración única con el centro canino Montegatto, de la mano de Octavio Villazala, para la preparación de varios Shih Tzus como perros de acompañamiento terapéutico. De este gran proyecto al final fue seleccionado uno de nuestros ejemplares más cariñosos, Oleuma de Amare de Domi Canes. Este chiquitín lleva trabajando la mitad del 2020 para hacer un poco más llevadera la situación a diferentes colectivos en riesgo de exclusión social.

Por desgracia, también ha sido el año en el que tuvimos que decir sin previo aviso adiós a Itxasne, nuestra labradora adoptada. Te queremos, gordita.

Y también hubo unos malnacidos que usaron nuestra marca para estafar a gente, no podemos olvidar eso tampoco. Desgraciadamente, la policía no ha averiguado quienes son pero os animamos a denunciarlo públicamente y antes las fuerzas de seguridad si habeis sufrido alguna estafa parecida.

Este 2020 no ha estado exento de grandes disgustos, eso está claro. Esperamos y os deseamos que el 2021 sea mejor, y os animamos a respetar todas las medidas de seguridad durante estas fiestas para asegurarnos de veros nuevamente felices y contentos durante este año nuevecito. ¡Felices fiestas y feliz año nuevo!