Nuestras Razas

Bichon Maltés
Shih Tzu
Chihuahua

Aquí encontrarás las razas con las que criamos. De manera muy puntual, dispondremos de algunas camadas como Yorkshire o Pekinés Imperial de las que se irán informando. Mira los cachorros que tenemos disponibles.


Un nuevo mundo

Chihuahua inusitadamente activo

Estas son las razas con las que trabajamos; y basándonos en nuestra experiencia y los conocimientos de la Federación Cinológica de España, damos una descripción aproximada del carácter y morfología de cada perro.

Siempre teniendo en cuenta que cada raza es un mundo, y cada perro un universo.

A pesar de que el carácter de los perros suelen estar muy marcados por su raza, estos pueden comportarse diferente de lo que cabría suponer en ellos. Esto quiere decir que aunque el Shih Tzu es por lo general una raza poco activa; puede darse algún caso de un perro de esta raza que no pare de saltar, jugar y moverse nervioso por vuestro cuarto.

Hay que tener en cuenta además que los perros, como las personas, van cambiando su forma de ser a medida que envejecen. Así como podemos encontrarnos con un cachorro súper activo y cariñoso, a lo largo de los años puede ir perdiendo vitalidad y ser más indiferente a los mimos.

Cuando adquirimos un cachorrito tenemos que tener en cuenta que se ha de querer en todas sus etapas vitales y formas de ser futuras y presentas.

En Amare de Domi Canes te ayudaremos a valorar la raza y el perro que mejor se adecuen a tu forma de vida, siguiendo una serie de criterios importantes.

  • ¿Cuánto tiempo podemos dedicarle a nuestro perro?
  • ¿Eres una persona activa u hogareña?
  • ¿Queremos que nos acompañe en el ejercicio diario?
  • ¿Es adecuado para vivir en perfecta convivencia con niños u otros animales?
  • ¿Vas a tener que desplazarte mucho con él?
  • ¿Dormirá en el exterior o en el interior de nuestro hogar?
  • ¿Tenemos vecinos a los que les moleste el ruido de nuestro compañero?
  • ¿Queremos tener un perro sociable o preferimos uno alerta?

Estas son preguntas muy importantes que afectarán el resto de la vida compartida con vuestra mascota. Aunque prefiramos un Chihuahua porque nos encante la raza y nos parezcan "monos", si tenemos una vida activa, con muchos viajes y poco tiempo, no sería la mejor elección. Una mala decisión en este aspecto podría provocar problemas de convivencia tales como agresividad, mala actitud, y nerviosismo incontrolable.