Shih Tzu

El Shih Tzu llegó desde el lejano oriente para enamorarnos. Su nombre significa "pequeño león" y es dado por su aspecto aleonado; pero dista mucho de la fiereza del rey de la selva. Este pequeño perrito es un compendio de amor, lealtad y pelo. Mucho pelo. Este es sin duda el perro hogareño por excelencia, tiene un carácter tranquilo, por lo que raramente ladrará y no requiere de mucha actividad. Por lo general, prefiere tumbarse en cualquier esquina a dar largos paseos. 

Es ideal para personas mayores o con movilidad reducida que deseen una compañía con pocos problemas. También es perfecto para familias no muy activas con niños pequeños, ya que son muy tranquilos. No les pidas correr maratones, ir al monte o jugar con la pelota por horas. Se limitará a sentarse y esperar que lo cojas en brazos.

Lo más característico es sin duda su morro chato, unos ojos oscuros grandes y redondos, y por supuesto, esa cantidad de pelo liso y denso que cubre todo su cuerpo. El pelo necesita de cierto cuidado diario para mantenerse en buenas condicionas.

Pueden darse tricolor, bicolor y monocolor, siendo este último los más difíciles de conseguir. Los colores varían desde el negro azabache, dorado, arena, marfil, cobrizo, blanco impoluto e incluso en raras ocasiones, rojizo. Pueden llegar a pesar entre los 4 y 7 kilos, pero también existen las variantes "mini" que pesan entre los 2 y 4 kilos. Estos últimos se encuentran fuera del estándar recogido en el FCI (Federación Cynecologica Internacional), puesto que son muy difíciles de obtener. La mayoría de nuestros Shih Tzus se encuentran dentro de este grupo, por lo que necesitan de cariño y atención constantes.

Si deseas más información sobre esta raza puedes visitar la página oficial del FCI.

Algunos de nuestro adultos